Cymodocea nodosa, la ninfa marina que “calmaba las olas”

20 May

Hace ya algún tiempo subimos una entrada (aquí versión en español) a un interesante artículo de Carmen B. de los Santos, donde explicaba brillantemente la etimología y la mitología que se esconde tras el genero Cymodocea. De un modo muy resumido, el nombre de Cymodocea proviene de la nereida Kymodoke (“Cymodoce”), teniendo la capacidad dicha ninfa de “calmar las olas” del mar. Esta cita mitológica no puede ser más acertada, al describir una de las principales funciones ecológicas que desempeñan las praderas de fanerógamas marinas en general y nuestras gaditanas en particular: la protección de los fondos blandos frente a la erosión proveniente de las fuertes corrientes, oleaje y temporales. Hay que recordar que las fanerógamas marinas, a diferencia de la mayor parte de las macroalgas (aunque hay excepciones como Caulerpa prolifera que habita los fondos de la bahía de Cádiz), son capaces de desarrollarse sobre fondos blandos e inestables, como arenales y zonas de fango, generando extensas praderas que alcanzan densidades de varios miles de haces por metro cuadrado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Praderas marinas de Cymodocea nodosa y Zostera noltei del saco interno de la bahía (derecha) y de los márgenes del río San Pedro (izquierda), creciendo sobre sedimentos arenosos y fangosos.

Por un lado, el sistema rizomático-radicular de las fanerógamas marinas, genera una red tridimensional en el sedimento, que lo mantiene cohesionado (al igual que hacen las raíces de los árboles y las plantas terrestres) y evita su pérdida y erosión. Por otro lado, el denso dosel foliar, actúa como un muro frente a las corrientes y el oleaje, frenando la masa de agua y absorbiendo parte de esa energía.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Dosel foliar de Cymodocea nodosa y planta de Zostera noltei mostrando el sistema rizomático-radicular

Esto se lleva a cabo a través de un proceso muy sencillo de entender, pero muy complejo de poner en marcha por parte de las fanerógamas marinas, que es su gran flexibilidad y su capacidad de reconfiguración frente a las condiciones hidrodinámicas (el siguiente video muestra imágenes de esto último).

A quiénes ya conozcáis las fanerógamas marinas quizás os ha llamado la atención lo flexibles que son sus hojas, característica que las diferencia de las hojas y tallos de las plantas terrestres (las cuáles son más rígidas y permanecen erguidas). Aunque de esto ya hablaremos en una próxima entrada, donde nos centraremos en las adaptaciones biomecánicas de las fanerógamas marinas, tan sólo nos gustaría comentar que esta diferencia en flexibilidad entre plantas terrestres y fanerógamas marinas se debe principalmente a que las primeras deben hacer frente a la fuerza de la gravedad (deben mantenerse erguidas y sostener su propio peso para capturar la luz del sol) mientras que las fanerógamas marinas no tienen ese problema pero si deben adaptarse a un medio 800 veces más denso (mayores densidades conllevan fuerzas de arrastre mucho mayores) como es el agua de mar. Además de proteger los fondos blandos, tanto el sistema rizomático-radicular como el dosel de hojas tienen también la capacidad de retener y sedimentar partículas y arena, reduciendo de este modo también la erosión de las zonas costeras.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Praderas de Zostera noltei reteniendo arena en el Bajo de la Cabezuela.

Ni que decir tiene, la importancia de esta función desarrollada por parte de nuestras gaditanas, ya que permiten que se desarrollen otras actividades adicionales en nuestras costas como el turismo (¿a quién le gusta una playa sin arena?) o la pesca y el marisqueo (la pérdida de sedimento conlleva también la pérdida de muchos de los organismos que viven en su interior). Así que perseveremos en la preservación de este tesoro sumergido que tenemos en nuestra Bahía y que habita también la mayor parte de las costas españolas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Erosión provocado por los temporales de 2005 en el Bajo de la Cabezuela, donde se ve el efecto protector frente a la erosión de las praderas de Zostera noltei. Antes de los temporales todo el intermareal era una superficie plana formada por densas praderas de Z. noltei y zonas sin vegetación. En las zonas sin vegetación se perdieron más de 40 cm de sedimento.

Saludos desde FAMAR.

Anuncios

2 comentarios to “Cymodocea nodosa, la ninfa marina que “calmaba las olas””

  1. David Moreno 23/05/2014 a 15:51 #

    Hace unas semanas, un profesor de Ecología de la Universidad e Sevilla me estuvo contando que en el llitoral de Huelva está causando graves problemas la planta invasora Spartina densiflora. A través de un programa de voluntariado se intenta erradicar esto. Por contra, se está plantando Spartina maritima (la autóctona) en el entorno del puerto de Huielva, con grandes resultados en cuanto a la pérdida de ersoión. Algo, esto, que les gustaría trasladar a otros puertos como los de Cádiz.

  2. Johnd802 17/08/2014 a 13:14 #

    Howdy! Do you know if they make any plugins to protect against hackers? I’m kinda paranoid about losing everything I’ve worked hard on. Any recommendations? gkfkefkffdek

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: