Nuestras increíbles gaditanas

5 May

Aprovechando las buenas mareas de la semana pasada, el viernes aprovechamos para hacer una pequeña visita al intermareal rocoso de la zona del Chato, para ver el estado en el que se encontraban las poblaciones de Cymodocea nodosa que allí habitan. Aunque no es habitual que nuestras gaditanas crezcan sobre un sustrato rocoso, en la bahía de Cádiz tenemos la enorme suerte de encontrarlas también en algunas pozas del intermareal rocoso de la zona del Chato (¡si en las lajas frente al Ventorrillo el Chato!). Hace ya algunos años que las descubrimos allí, y como ejemplo os pongo una fotografía aérea de agosto de 2004 (hace casi 10 años), mientras realizábamos mediciones en las poblaciones de C. nodosa que allí se encontraban.

Image

Fotografía aérea del intermareal rocoso de la zona del Chato, donde investigadores de FAMAR trabajan sobre las poblaciones de Cymodocea nodosa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Población de Cymodocea nodosa en las pozas del Chato en agosto de 2004.

En aquellas fechas, esa gran poza (el punto naranja y blanco son Fernando y Gloria respectivamente, ver foto anexa) estaba ocupada en torno al 60-70% por C. nodosa, siendo una población bastante densa. Al igual que ha sucedido con tantas otras poblaciones de nuestro litoral, dichas poblaciones han desaparecido en gran medida, siendo en la actualidad muy difíciles de localizar en la poza.

cymodocea chato ahora

Poblaciones de Cymodocea nodosa en la misma poza en la actualidad .

Como curiosidad, las poblaciones del Chato están sometidas a unas condiciones hidrodinámicas muy importantes (oleaje y corrientes), lo que conlleva que deben aclimatarse a dichas condiciones desde un punto de vista morfológico y biomecánico. Es decir para reducir las fuerzas de arrastre e hidrodinámicas, y evitar la rotura mecánica de las hojas o el arranque de las plantas, deben reducir a un tamaño mínimo la superficie foliar expuesta (tamaño de hojas y número de ellas), además de reforzarse estructuralmente (más contenido en fibras y carbono en las paredes celulares). Esto hace que la longitud de sus hojas no supere en la mayor parte de las ocasiones los 2-3 cm, mientras que la misma especie en el saco interno de la Bahía (donde las condiciones hidrodinámicas son muy tranquilas) pueden alcanzar hasta 1 metro de longitud.

Comparación morfotipos

Comparación del tamaño de los distintos morfotipos de Cymodocea nodosa. A la izquierda C. nodosa del Chato y a la derecha de la zona de Santibañez.

Resulta bastante impresionante imaginar  que una misma especie puede tener morfotipos que tengan una diferencia de hasta 50 veces en tamaño. Como ejemplo, esta diferencia en la especie humana no supera 5 veces el tamaño (de 251 cm el hombre más alto a 55 cm el hombre más bajo). Si queréis saber un poco más sobre aclimataciones morfológicas y biomecánicas a las condiciones hidrodinámicas os recomendamos la lectura de la tesis doctoral de Carmen B. de los Santos, defendida en noviembre de 2011 y que lleva cómo título “Estrés mecánico en angiospermas marinas: Respuestas morfológicas, biomecánicas y de composición estructural” (pincha aquí para acceder al artículo de la tesis donde se trata este tema).

Desde FAMAR os enviamos un fuerte saludo en el día de hoy.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: